Luis de la Paz: ·Mi salida por el Mariel·

Actualidades | Autores | DD.HH. | Memoria | 2 de mayo de 2020

A medida que aumentaban las preguntas fui asumiendo un comportamiento más maricón, con movimientos de cabeza, ojos entornados, desplazamiento lento de los dedos índice y pulgar desde la comisura de los labios hacia abajo, limpieza de las uñas de la mano. El maricón perfecto. Su golpe de gracia fue cuando me preguntó que quién era mi marido. No esperaba esa curiosidad de su parte, que me pareció parte de la estrategia para apresar más personas. Le dije que yo no tenía pareja fija, que quien apareciera me venía bien. Me observó por un rato, sonriendo y sentenció: Entonces eres una puta. Unos minutos después me entregó varios papeles que prohibió que leyera hasta que saliera del lugar… Para seguir leyendo…